Cómo lanzar un balón de futbol americano - Técnica básica de pase

abril 07, 2020

Cómo lanzar un balón de futbol americano - Técnica básica de pase

Técnica básica de pase

Dominar una buena técnica para lanzar un balón de fútbol americano hará que tus pases lleguen más lejos, caigan con más precisión y sean más fáciles de recibir. Y lo que es aún más importante, es que tendrás menos probabilidades de sufrir las lesiones habituales a la hora de lanzar. Los pasos a continuación te ayudarán a mejorar tus pases y a llegar a hacer el “espiral perfecto”. 

1. Haz estiramientos antes de lanzar. Céntrate en estirar todo tu cuerpo, no solo tus brazos. Lanzar un balón de fútbol americano supone un proceso mecánico complejo que pone en funcionamiento muchos grupos musculares, incluidos los abdominales, de las piernas y de los hombros. Cuando tiras tu dedo anular y el dedo meñique en los cordones medios. Tu dedo medio debe ir al lado del cordón superior. Presta mucha atención a dichas áreas, ya que esos músculos estabilizarán tu cuerpo y le darán potencia a tu lanzamiento.

 

 

Agarra el balón de fútbol americano. La manera más común de agarrar el balón es poniendo los dedos anular y meñique sobre la costura y con el pulgar debajo. El dedo índice deberá estar sobre la costura mientras el pulgar y el índice deberán formar una “L”.

  • Muchos mariscales de campo prefieren agarrar el balón haciendo otras variaciones de las que hemos descrito anteriormente. Por ejemplo, Peyton Manning, mariscal de campo de los Broncos de Denver, pone su dedo medio sobre la costura además de los dedos anular y meñique.[2] Experimenta para que veas qué posición te resulta más cómoda.
  • No agarres el balón con toda la palma de la mano. Agárralo apenas con las yemas de los dedos. No habrá problema si hay un poco de contacto, pero procura dejar cierto espacio entre el centro de la palma de la mano y el balón.
  • No agarres el balón con demasiada fuerza. Procura que el agarre sea firme, pero suelto, luego podrás adaptar tu agarre con mayor facilidad.

 

3 Pon tu cuerpo en posición de lanzamiento. Ponte a 90 grados de tu objetivo. Si lanzas con la mano derecha, gira a la derecha y viceversa si lanzas con la mano izquierda. Gira el pie que será tu eje (opuesto a tu brazo de lanzamiento) de modo que apunte directamente a tu objetivo. Mantén tu mirada en el objetivo.

 

 

Sostén el balón cerca de tu oreja. Antes de que lo lances, sostenlo cerca de tu oreja, estabilízalo con la mano con la que no lanzarás. Así podrás estar listo para lanzarlo rápidamente en cualquier momento, lo cual minimizará el riesgo de hacer señas de tu pase a un defensa.

 

Inclínate hacia atrás. Suelta la mano no lanzadora del balón. Inclina tu brazo lanzador hacia atrás, pero detente justo detrás de tu oreja.

 

 

Lanza haciendo un movimiento semicircular. Con rapidez, mueve el brazo con el que harás el lanzamiento hacia adelante formando un arco circular. Suelta el balón a la mitad del círculo. Tu mano vacía deberá dirigirse hacia tu cadera no dominante y la palma, lejos de tu cuerpo. Practica este movimiento unas cuantas veces antes de soltar el balón.

  • Usa el resto de tu cuerpo para crear más impulso para tu lanzamiento. La cadera, las piernas y los hombros pueden añadir mucha más fuerza a un pase. Da un paso hacia adelante con tu pie no dominante (eje) y mueve tu codo no dominante hacia tu espalda. Rota tu cadera y hombros en la dirección del pase.

 

 

Suelta el balón con las yemas de los dedos. A medida que el balón se aleje de tu mano, deberá irse girando de tus dedos. Tu dedo índice será la última parte de tu cuerpo que toque el balón. De este modo, girará haciendo el deseado efecto “espiral”.

  • Al realizar el lanzamiento correcto sentirás que solo utilizas el pulgar, el índice y el dedo medio. Los otros dos dedos de la mano estabilizan el balón mientras se lo lanza. Generalmente, no se usan para darle efecto al balón.
  • Para que el pase tenga más efecto, inclina tu muñeca hacia adelante mientras se dirige hacia la cadera.

 

Practica, practica, practica. La práctica dedicada y perseverante mejorará tu precisión y distancia. Mientras practiques, experimenta haciendo pequeños cambios en tu posición y agarre. Cuando hayas dominado lo esencial, dichos cambios te permitirán afinar tu técnica y maximizar la comodidad y los resultados